jueves, 14 de julio de 2016

¿Por qué sigues ahí?

Contra todos mis principios, sigo pensando en tí. Si, si tú, hijo de  tu chingada madre. Ese que le pareció buena idea crear un paraíso creado con ladrillo tras ladrillo: de mentiras.  No tuviste los huevos de terminar de frente como la gente decente, nel, por viber y por qué te acorrale. Cómo acorralo a mis enemigos y a mis presas. 

Me sigue doliendo el haber confiado y haber dejado entrar a mi prístino mundo a alguien que entró sin el menor respeto a destruir el pedazo de corazón que había guardado para querer a otro.  Me sigo preguntando ¿Por qué? Sé que no me vas a contestar, eres muy cobarde para enfrentarme auténticamente enojada y herida. 

No sé tampoco si quiero saber tus respuestas. ¿Confiar en que serías honesto? Nel, ese concepto con tus antecedentes dudo que lo conozcas a fondo, seguramente mentirías. 

Me duele el haber hecho mi mayor esfuerzo, el haber dejado mis estrictas normas de cómo tratar con los hombres para hacerte parte de mi vida. De verdad creí que un día tu me ibas a dejar en la tuya, pero la cobardía te ganó. 

¿Qué podía esperar de alguien que le fue desleal a su esposa? ¿Qué podía esperar de alguien no fue honesto con su novia? 

¿Por qué querías que contará mis más profundos secretos y sueños? ¿De qué demonios te valía decirme te amo? ¿Por qué te hizo falta hacerme creer que podía construir algo por una vez con alguien que no fuera yo misma? ¿Quién chingados te creíste para llegar con un plan fraudulento a mi vida? 

No me pediste permiso, no me avisaste el paquete que estaba recibiendo. De repente un día desperté envuelta en un mar de mentiras QUE YO NO PEDÍ.  ¿Por qué querías que renunciará a mi vida sin compromisos? ¿Para ser solo tuya? ¿Por qué me hacías escenas de celos cada que veía a mi ex o porque los tenía en la agenda con algo de cariño? 

Si cada fin de semana veías a C... haciéndola pasar por tu prima. Es más diario llamaba a la que dijiste que era mi casa, para saber de ti.  Hasta que por una tarjeta de seguro que descuidadamente dejaste a la vista me encontré con su nombre completo y decidí que era buena idea investigarla para saber con qué clase de personas tendría que lidiar después de haberte dicho Si, si quiero casarme contigo. 

Hasta la fecha grabaste en mi teléfono, y el lugar. 

¿Con qué cara me dijiste porqué no confías en mi? Cuando había señales de alarma para todos lados. Al final, te acorrale como me sentí acorralada por mis emociones y profundamente herida. Nunca sabré con quién dormí durante 2 años. Nunca voy acabar de entender si fue real, si fue mentira, o qué paso ahí. 

De todas las mujeres que pudieron pasar por tu vida a la única que no hacía falta dorarle la píldora para cumplir las más oscuras fantasías sexuales era a mi. Yo no quería una relación monógama, yo no quería ser un monstruo celoso e inseguro. Yo no quería ser una de esas que solo se preocupaba por qué iba a cocinar para su novio cuando llegara a casa,  tú me convertiste en eso, en lo que más odiaba.  

Me pediste compromiso, y lo puse de corazón ¿Y tú? No te lo puedo preguntar directamente, vas a evadir las respuestas, vas a salir con tú. ¿Para qué quieres saberlo ahora? Ya se acabó lo que había entre tú y yo. 

Y lo peor del caso, es que todavía pienso en ti, en los buenos momentos, pero también en cada vez que me levanté en la noche llorando de la nada. De todas las veces que te pregunté qué estaba pasando directamente, y tu solo guardase silencio.  

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Mi ego herido da tumbos por ahí, en las noches. Como si no tuviera problemas de verdad, tu fantasma, ese me creaste por haber dejado una relación de botepronto sin respuestas auténticas me atormenta. Los fantasmas que no enfrentaste en tus 45 años de vida, me contagiaron, de una profunda ira y dolor que tengo que contener. No le puedo decir nada mis amigos, según esto tú yo habíamos terminado un año antes, pero tus lagrimas -hipócritas- me convencieron de intentarlo una vez más. 

Pedazo de farsante... 

Te fui infiel, pero tu también, no me queda la menor duda emocionalmente por lo menos, sexualmente estoy casis segura que de la misma manera, por las últimas mentiras grandes y redondas que te caché, como la última luna llena que pasé en tu casa. 

No tengo respuestas, han pasado 4 meses de la última vez que te vi a la cara. He salido con otros, y todavía te comparo cuando estoy con ellos.  De uno a otro, de pene a otro, de piel a otra lentamente vas saliendo de mi sistema, de mi cuerpo, pero de mi alma, a la que entraste sin pedir permiso y respeto alguno, me temo que falta mucho para que te extirpe cabrón. 

Ahora pienso en lo tranquila que puedo estar de nuevo soltera, sin preocuparme de tus manías que si mi casa, que si el desorden, que si mi forma de vivir no cuadraba con la tuya. La herida poco a poco va sanando, y supongo que por eso, vengo aquí a vomitar las mariposas muertas en mi estomago, a ver si ya dejan de revolotear moribundas dentro de mi 




jueves, 2 de junio de 2016

Déjate llevar...

Perder la costumbre de un mismo rostro, de una misma voz y de un mismo cuerpo en la cama tiene sus bemoles. Me sorprendo extrañandolo todavía, normal después de un mes y medio supongo. Pero trato de recordar la rabia, la frustración, y todos los anhelos vanos para no caer en la tentación... 

Si, todavía estoy vomitando las mariposas muertas de una relación fallida,  pero me queda el consuelo de haber hecho mi máximo esfuerzo para que funcionara. Ni hablar, para un tango se necesitan dos y el qué era mi acompañante un día decidió sentarse a ver como yo intentaba seguir bailando con su cada vez más lejana sombra... 

¡Maldita zona de confort! 

Aunque ya hay por ahí y un par de nuevos candidatos a amantes.  Hoy, la Ciudad de México amanece húmeda, como yo. El ruido de la lluvia se oye tras la puerta de mi habitación, y me hace ansiar un nuevo amante. Para compartir la cama, las caricias, y algunos fluidos. 

Alguien que acaricie mis senos y me abrace por detrás mientras duermo. 

Un nuevo amante con quién tener sexo salvaje mientras cae la lluvia en la Ciudad de México...

Lástima que sean difíciles de encontrar estos días.  Y de amor ni hablamos que ese vals, está vetado por los próximos años para mi.

miércoles, 4 de mayo de 2016


Busco uno o varios amantes para una amistad larga. 

Me gusta el sexo y no me gusta ocultarlo, busco alguien con un líbido igual o incluso superior al mio. Eso es complicado de encontrar.

Busco un hombre de más de 35 años. ¿Por qué? Porque con alguien menor suelo aburrirme y mucho, en todos los sentidos. 

Me gusta experimentar, no quiero alguien que limite mi curiosidad sexual natural. 

Busco alguien culto, e inteligente. La experiencia me ha demostrado que la gente que no tiene la paciencia ni para escribir correctamente, es un amante pésimo. La cultura y la inteligencia real permiten establecer puntos de similitud y de encuentro en la cama y a veces más allá de ella, para la sobremesa, o una plática amena, que siempre es delicioso antes de una buena jornada de sexo. 

Un amigo, a veces suele ser un gran amante. Porqué también el sexo es una experiencia totalmente distinta con alguien con quién no tienes que ponerte una máscara. 

¿Una pareja exclusiva? No gracias, ya aprendí mi lección no funciono así. Pero si busco uno o varios cómplices para compartir la cama y tal vez la vida con una visión más allá de la romántica aburrida del "Y fueron felices para siempre..."


viernes, 29 de abril de 2016

¿Qué me excita?

Ahora que he vuelto al arte de la cacería de una nueva cita, me preguntan cada 2 por tres ¿Cuáles son tus fantasías? ¿Qué te excita?



Fantasías, bueno ya he hecho muchísimas más de las que muchos se atreven a pensar

Aunque todavía se me antoja tener sexo en una biblioteca.

La idea del sexo en un templo también me llama la atención. Soy agnóstica y bastante blasfema con los símbolos judeocristianos. Velas, y elementos sagrados que "mancillar". Me llama mucho la atención.

Creo que esa idea se me quedó grabada en la mente después de leer Justine del Marqués de Sade que hace una descripción de una misa con cuerpos como púlpitos  que acaba en innumerables orgías.

Se me antoja de nuevo tener sexo contra un gran ventanal o un balcón alto en la noche de la Ciudad de México.  El viento tocando mis pezones... ufff, me fascinaría volver a sentirlo.

Que unos labios quiten de mi cuerpo, chocolate, café, o un buen vino también me parece un excelente preludio.

Pero además de la actividad  genital.  Esa dónde se frota cuerpo con cuerpo. Se me antoja alguien inteligente, culto, con buen gusto,  y una gran sobremesa previa. Nada me fascina más que una mente curiosa, creativa que no le tiene miedo a experimentar nada.

Alguien quien poder ir a un museo o que me acompañe a ver un buen Dj, y que aún así tenga la energía suficiente para perderse conmigo en la inmensidad del deseo, la lujuria, y la imaginación antes de que el amanecer nos obligue a volver a la realidad.


lunes, 18 de abril de 2016

Aprendiendo de nuevo

Me tarde 26 años en aceptar realmente a alguien para compartir mi vida. Y ahora que terminó, todavía me siento un poco perdida. Fueron 2 años agridulces y confortablemente confusos. Era interesante saber qué tenía a alguien a quién llamar a las 2:00 AM.

Pero era un auténtico infierno emocional, no saber nunca si realmente me estaba diciendo la verdad. Las mentiras y el que me ocultaran la verdad, rompió casi totalmente la confianza que alguna vez pude tener en el que hasta ahora ha sido el mejor amante que he tenido.

Pero ¿De qué sirve tener alguien que te acaricia el cuerpo y se atreve a tocarte el alma cuando no sabes si es sincero?

De repente las promesas. se sentían vacías,  y me di cuenta que al final, la única que realmente abrió su vida sin reserva al otro fui yo.

Así no se juega ¿Verdad?

Un "Te amo", pero que nunca te presente a sus amigos o lo que queda se su familia
Despertar juntos, pero siempre escondiendo a algo.
Escuchar que le dice "Te amo" a otra cuando cree que estas dormida
Cuando nunca supe si de verdad alguna vez respetó los mismos límites que el me pidió respetar.

¿De qué valía abrazarme por las noches y pintar realidades que no existían?

Rompí mis propias reglas al dejar entrar hasta el más recóndito rincón de mi alma a alguien, que pasó por ahí sin siquiera quitarse los zapatos llenos de lodo.

Me siento herida, la verdad si. Todavía lo extraño, y me hierve la sangre por las mentiras, por las caricias, por extrañar su cuerpo desnudo al lado del mío.

No sé si un día, me permita acercarme una vez más a alguien como con él.

Por ahora, quiero, y necesito sentir otros cuerpos, otros alientos en mi cuerpo para apagar todo recuerdo doloroso del cuento sui generis del que acabo de salir.

La moraleja de estos 2 años de locura, para mi es esta: "Nunca más abordes un barco de papel, creyendo que es un buque trasatlántico"




miércoles, 6 de abril de 2016

Que ya no quiero


No quiero volver a oír un te amo por compromiso
No quiero mentiras, no quiero expectativas, no quiero esperanzas.
Solo sexo, hasta olvidar lo que se siente anhelar algo que no existe.
Quiero perderme en el deseo anónimo.

Quiero olvidar aquello que me hizo "amar"
Borrar los aromas, las caricias, y que dejes de importarme

Acostumbrarme a probar otros sabores y otros cuerpos.

No quiero extrañarte, ni recordar cuando quise que fueras parte de mi vida. 

lunes, 21 de septiembre de 2015

Te extraño en mis sueños

Antes, cuando no estaba con nadie, mientras me quedaba dormida sentía unas imaginarias manos acariciando mi cuerpo, a veces penetrándome con un dedo, otras solamente abrazado a mi. Tal vez eran alucinaciones por cansancio o por que el cerebro tramposo le gusta jugarte bromas de mal gusto. En el fondo, me gustaba pensar que en alguna parte del mundo habría un amante perfecto para mí que no sabría, cómo, cuándo, dónde o porqué un día aparecería en carne y hueso frente a mis ojos.
¿Pero como reconocerlo? 

Por esas caricias que alguna vez compartimos en la inconsciencia. El escalofrío que producían sus inexistentes manos cuando acariciaban mi piel, o los mordiscos en los pezones, o las fantasías que aparecían como sueños extraordinariamente detallados... Orgías de toda la noche y amaneceres exhaustos pero siempre uno al lado del otro. 

Perversiones compartidas, un cómplice orgulloso en un tiempo y en una dimensión que solo aparece cuando Morfeo hace de las suyas.

Desde una noche de Agosto de 2002, eras un fantasma que esperaba ansiosa desnuda entre mis sábanas. Han pasado los años, sí, y un montón de amantes de todos los tamaños, formas y posibilidades. Pero en el fondo, siempre busqué ese amante cómplice en cada uno de ellos.  ¿Por qué?  No lo sé, a veces el instinto es más poderoso que lo racional de nuestro cerebro... 

A veces me sorprendo extrañando, esas manos, esas caricias, esos mordiscos y esa presencia fantasma en mi vida... ¿Existes aún entre mis sueños? Me gusta pensar que si. Me gusta pensar que existe ese amante inagotable con una libido igual a la mía.

Una líbido y una imaginación inagotable siempre en busca de nuevas experiencias. Que no le tenga miedo a probar, pero que sobretodo, este conmigo cada noche abrazado a mi cintura. Extraño esa sensación de un siniestro pero encantador fantasma que seguro creo mi cerebro en una conexión neuronal un día de agosto de 2002. 


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Cuando parece que encuentras

La noche es el mejor momento del día. Siempre me ha costado muchísimo trabajo ser diurna. Disfruto enormemente la calma de las horas oscuras, es el mejor momento para recrear, para sentir, pero el peor para esperar.

24 de Diciembre, y en lugar de participar de las "fiestas" preferiría mil veces estar con tu piel desnuda sobre la mía. En lugar de esperar las campanadas con la "familia", preferiría sentir tus labios recorriendo mi cuello.

En lugar de abrir los regalos, prefería abrirte las piernas en algún lugar remoto, sin wifi, sin celulares, solo tu y yo frente a la chimenea.  El lugar de tomar champagne de una copa, me encantaría quitarlo de tu cuerpo con mis labios.

Me encantaría... pero no es así, estoy otra vez sola esperando que acabe la tortura y tal vez, solo si lo quieres volverte a ver, pero no un 24 de Diciembre si no cuando... ese es el problema, el cuándo, y yo con lo que odio esperar.


domingo, 21 de diciembre de 2014

Soy lo que soy y nada más

Que complicado es a veces querer a alguien.  Cuando la vida va a más allá del sexo y te comienzas a querer estar con alguien. Cuando tu hablas y el otro solo calla.  Es a veces una locura en la que sientes que no tienes control ni de ti misma. 

De repente lo único que quieres es que desapareciera de tu vida junto con toda la historia que han ido creando en conjunto, y otros en los que no imaginas como sería el mundo si ya no estuviera ahí. Meterte en su cabeza para saber si también el otro quiere continuar en el mismo camino... Pero no se puede solo se puede confiar y esperar que quiera tomarte de la mano durante lo que dure el camino en conjunto. 

Rara vez abro lo poco o mucho que oculto en mi vida, en mi alma, en mi presente, en mi pasado, o lo que quiero del futuro... rara vez dejo entrar a alguien nuevo en la vida. Tengo unas tremendas ganas de probarlo todo y de compartirlo con un cómplice. ¿Pero el otro querrá esa intensidad? 

El problema es cuando alguien pone etiquetas, y de repente te das cuenta que estás cayendo en todo lo que odiabas de otras mujeres. Te das cuenta que tu misma tenías esos puntos flacos que tanto criticabas. 

Hay noches en las que todo lo que quisieras es abrazarle, pero no puedes porque no están físicamente en el mismo lugar. 

Que complicado es ser humano, y que complicadas pueden ser las relaciones humanas. 

Estar, pero sin invadir, conocer para confiar. Abrir la caja de pandora de las emociones donde los Dioses hasta el fondo escondieron la esperanza. 

Los celos. Maldita carga y maldito gasto inútil de energía. Para que solo quede el silencio... en el que hay todo y también nada. La dualidad de verdad y encarnada.  Hay días en los que me desvelo solo pensando en lo que puede ser... y me sorprendo escribiendo de madrugada, esperando que la botella que arrojo con este mensaje acabe en las manos correctas. 

Descubro el amor con todo o que ello implica, el tren ya no sé va a detener y el pasaje no dice cual es el Destino final. 

La incertidumbre: 

Odio no poder controlar lo que pasa a mi alrededor, me hace sentirme la niña de 17 años que se subía la edad para escribir y explorar el mundo del sexo.  

Pero cuando compartes algo con alguien, lo único que puedes hacer a veces es tratar de respetar su espacio y su evolución, que no es un proceso sencillo, cuando no sabes en qué puede resultar. 

En este tren aunque lo abordan dos, cada uno ve lo que quiere o necesita ver a través de la ventana, perderse en las sensaciones de tener al otro de frente que observa el mismo camino que tú, pero que seguramente lo ve de una forma distinta. 

Cuando cae la noche y solo se ve la luna, solo resta acurrucarse en el alma del otro mientras duerme y escuchar lo que el silencio dice para lo más profundo de tu alma, y esperar de corazón que el otro escuche la misma melodía. 


sábado, 22 de noviembre de 2014

Lealtad o fidelidad

Para ser mujer puede que tenga un sistema distinto. Nunca me había metido en problemas porque la realidad es que nunca había tenido una relación estable. Siempre he creído que importa más la lealtad que la fidelidad. Importa más con quién regresas y dónde esta tu hogar. 

Por eso supongo que no soy celosa con los que han sido mis compañeros sexuales cuando son honestos desde el principio. Sé a lo que voy y como no involucrar más allá de lo que se debe. El problema viene cuando te dicen una cosa y resulta que descubres que hay otras que no son Grrr, no conozco aún a una vieja que no quiera venganza cuando le ocultan cosas que hacen daño. 

Soy de ese extraño modelo de vieja, que le fascina estar probando cosas y experiencias nuevas.  Para mi el convertirme a la monogamia es uno de los saltos de fe más grandes que puede haber. Estas confiando tu placer más profundo a una sola persona.

He tenido una pareja estable durante un buen rato, cosa que es verdaderamente extraño en mi mundo Durante mucho tiempo había renunciado a la idea de tener a alguien que incluir en mi vida, para compartir las cosas importantes y otras no tanto. Además del sexo claro esta.Compartir la vida, eso que me parecía que solo pasaba en las películas, y si resulta ser igual o más complicado de lo que me contaron. 

De repente la novela erótica paso a una de dramática, y ahora esta en el suspenso. Si, mucho tiene que ver mi nula confianza en la gente. Y más cuando te dan motivos para dudar de todo. He pasado muchas noches pensando y lloriqueando. Tratando de entender el porque de cosas. No estoy pasando por mi mejor momento de ninguna manera.

Lo cierto es que cometí un grave error.  Como dije, para mi, es más importante la lealtad que la fidelidad. A pesar de eso, tengo que aceptar que cree una cuenta de AFF, las cosas no han ido bien con quién es/era  mi pareja. Use mi viejo truco para atraer la atención de los hombres que suelen estar ahí, pero justo cuando podía haber concretado algo, simplemente no pude...

¿Qué pasa?

Hay muchas cosas que me hacen dudar profundamente de él y lo que me ha dicho sentir. Muchas de sus acciones no corresponden a sus palabras, normal, supongo somos humanos.  ¿Quiero estar con él? Si, definitivamente. El ¿Cómo? es lo que hay que definir. Alguien ha cambiado mucho más de lo que se imagina en mi, salvo una cosa, la lealtad y la honestidad me parecen infinitamente más importantes que la fidelidad.

Además la "infidelidad", no aplica en un manage a trois o con más de un tercero con él ¿Verdad?




sábado, 13 de septiembre de 2014

Por un buen tango.

He de confesar, que hasta hace muy poco realmente,no me había enamorado.  La primera experiencia de ese tipo en mi vida, según mi yo de esa época me hizo darle la vuelta a mis emociones, hacerlas bolita como si fueran una hoja de papel arruinada y guardarlas en una caja olvidada en el fondo de mi alma. Ahí dónde guardo las cosas que no me gusta recordar, esas que me hacen llorar cada que las recuerdo. 

Tal vez sea por todo ese tiempo que pasaron juntas esas cajas en mi alma, que se contaminaron con las humedades de la una y la otra. Ahora ya no sé que siento, si es parte de esos recuerdos que ya no quiero que me atormenten,o parte de la ansiedad de probar cosas nuevas y no saberlas manejar. 

A veces, me gustaría haber sido como mis aburridas compañeras de escuela, siempre pensando en lo que sentían por alguien para haber aprendido a manejar eso que le llaman emociones.  Me ha pasado últimamente no saber que hacer con mis ganas de estar todo el tiempo con él, de entender su mundo y como encajo en el.

No se si soy yo, o simplemente un efecto secundario de las pastillas anticonceptivas. Pero me he sorprendido convertida en lo que más odio del 99% de las mujeres que conozco. Y me encantaría poder controlarlo pero no puedo. En parte por los silencios que hay en él. Busco la respuesta en sus ojos pero no siempre sé si la interpreto correctamente.  

Hablando con un amigo que anda más o menos en las mismas que yo, llegamos a la conclusión que no sabemos manejar nuestras emociones porque nos brincamos totalmente una etapa de la vida en pos de buscar como lograr hacer lo que soñabamos profesionalmente 

Me siento igual que la niña de 17 años que comenzó escribiendo este blog en 2004, con la experiencia sexual de la de 27.  No sé que hacer con los sentimientos que hay más allá de compartir fluidos, besos y caricias. Con las ganas de compartir por primera vez un proyecto de vida.Y tampoco sé que hacer con la desesperación que me causa. Me vuelve loca, me trastorna y todo lo que quiero hacer es llorar. 

Llorar por aquello que no aprendí en su momento y hoy se me regresa como un golpe en el pecho. Un juego que ilusamente creí haber dominado en su momento. En la preparatoria mientras consolaba a alguna de mis amigas después de pelearse por enécima vez con su novio de manita sudada, me sentía superior a ellas, sin tener que cargar con incertidumbres de ese tipo. 

Sin ese dolor que me impidiera hacer de las mías y explorar todos los aspectos de mi recién descubierta sexualidad. El sexo era sexo para mi, y no había del todo una necesidad de estar con alguien más allá de las sábanas. Ese sentimiento de superioridad se ha ido cayendo  en los últimos meses, y ahora me siento más bien como bambie al lado de su madre asesinada por el cazador. Sumamente confundida. 

¿Es normal? ¿Cómo se lidia con la desesperación de ser humana? De vez en cuando también maldigo un poco la sensibilidad que te da el ser creativo. Ese viaje que muchos necesitan hacer guiados de un psicoanalista hacía si mismos para crear algo de sus vidas. 

Habemos algunos que no necesitamos ayuda para ello, que podemos crear sensaciones a través de las palabras, del vídeo, de la música, o de cualquier expresión artistica.  El problema es que eso te hace más vulnerable a lo que sientes.  Te hace vulnerable a la pasión desenfrenada que a la vez es el motor de tu vida y si tienes suerte también de tu trabajo. 

Esa pasión viene de las emociones, y por lo menos a mi, cuando una se me sale de control, puede paralizarme. Tengo miedo de caer en otro de esos baches en dónde no soy capaz de pensar en nada más que en mi caos personal. Y que eso aleje a alguien con quién quiero compartir todas mis aventuras, incluida esta que va desde mis sábanas hasta el monitor.



Ya no sé que hacer, y en lo único que pienso cuando escribo este tipo de cosas es la mayor expresión musical de la pasión el tango muy a la usanza de esta época. 

martes, 12 de agosto de 2014

Recuerdos

A veces me sorprendo con una sonrisa en la cara de la nada.Me pregunto ¿Cuántas mujeres se atreven realmente a tener una vida en la que son ellas mismas? Supongo que son más de las que lo admiten. A veces mes sorprendo recodando voces que no dicen palabras, pero si que gimen. Me he sorprendido recordando miradas de placer, o manos en mi piel.

Solo que, no tienen un nombre una personalidad definida. Solo es un cúmulo de sensaciones que hacen explotar los sentidos. En algún lado leí, que la energía de con quienes has compartido la cama, o el sillón,o... bueno, ya me entienden, se queda contigo al menos 7 años.

Si es así, yo debería estar moviendo tanta energía como subestación eléctrica.

A veces, solo recuerdo los labios de alguien o como se sentía su piel. Y de repente, se mezclan con el presente, haciendo que todo se vuelva más intenso.  ¿Qué tanto el pasado influye en las sensaciones del presente?  Hoy por hoy, estoy viviendo el mejor momento sexual en mis 27 años de vida. Me encanta. Pero ¿Qué tanto se mezclan las sensaciones  para crear nuevas? ¿En qué punto se cruzan las historias?

Mientras tomó mi café, y escuchó las gotas de la lluvia caer. Volteo hacía la recamara dónde él duerme. Sonrió de nuevo. Es muy divertido encontrar finalmente un cómplice con quién jugar entre la perversión, la lujuria y otros sentimientos en los que no quiero ahondar aún.

Recuerdos, de la cama de un hotel, de un jacuzzi, de una alberca, o de muchas manos tocando mi cuerpo al mismo tiempo. Ha sido un camino increíble, y aún más ha sido desvelarlo para a ustedes a través de las líneas que se publican esporádicamente en este blog.  Tal vez pronto me atreva a publicar parte de esa nueva forma de vivir que estoy experimentando. Tal vez...


lunes, 30 de junio de 2014

¿Y ahora qué?

Me he dejado seducir siempre. Tengo una terrible necesidad de probar cosas nuevas, o experimentar placeres distintos, pero a final de cuentas siempre acabo viendo a la ventana con  un café en mano, preguntándome ¿Qué sigue? ¿Qué me falta por probar? ¿Qué me falta por sentir? 

Me gusta perderme en el placer. Porque al final de la vida, lo único que queda es el recuerdo de lo que sentiste, viviste, probaste y experimentaste en carne propia, para bien o para mal. 

El tiempo es caprichoso, pasa muy rápido cuando disfrutas y se hace eterno cuando pasas por un mal y tedioso momento. Estoy ansiosa, intelectualmente me siento un poco estancada. Extraño mucho los días en los que tenía tiempo y ganas de escribir desnuda mis experiencias en este blog. 

Cuando tenía tiempo de prepararme un café y quedarme toda la tarde y la mañana escribiendo, corrigiendo hasta que finalmente me gustará lo suficiente como para ponerlo en este espacio.

Extraño tener tiempo de disfrutar de mi misma, y elegir el mejor ángulo para tomarme fotografías. Pasar horas acariciando a mi gato, sin nada más. 

Ya tengo la edad que le invente a Blogger para que me dejara crear este blog "subido de tono". 10 años ya... No me arrepiento de nada, a final de cuentas este experimento ha sido más gratificante de lo que pensé, ha traído gente a mi vida que se ha vuelto residente permanente de mi agenda y algunos en mis amigos cercanos. 

Crear, esa también es una de mis fascinaciones desde siempre. Porque no lo sé. Culpo a la curiosidad con la que venía precargada. Me he sorprendido últimamente buscando mi rumbo, mi timón sin un mapa en medio de una tormenta que apenas comienza.  Pero a pesar de ello, hoy tengo alguien que me acompaña en mis afán de experimentar en la cama, y en la vida. 

Tal vez pongo demasiadas esperanzas en él ¿Pero qué mujer no lo hace?  No sé lo que nos deparé el Destino más adelante, pero por hoy me siento a gusto en sus brazos durmiendo desnuda a su lado. Tal vez pronto les cuente como comenzó todo. Si es que encuentro la inspiración y el momento adecuado para hacerlo. 

Afortunadamente, no soy la misma adolescente que comenzó por aquí. Ya he aprendido que es lo que quiero, el problema es que no siempre acierto a encontrar el como llegar a hasta ello. Lo único que quiero últimamente es meterme en una tina mientras cae la lluvia y perderme en mis pensamientos después de masturbarme con algo de buena música.  Y en el futuro me gustaría que me siguieran acompañado a través de este viaje de palabras y hedonismo. 



domingo, 20 de abril de 2014

Cuando las cosas cambian

Mi vida off line cada vez me absorbe más. Y es que desde que decidí dejar la "seguridad" de ser empleada para aventarme el numerito de hacer algo por mi misma... Pfff vaya cuento que me he echado encima, pero creo que vale la pena.

En uno de mis muchos lapsus de: "Ya déjenme en paz quiero vivir un rato", que suelen darme cuando estoy muy estresada -es decir muy seguido- decidí que sería divertido jugar con mi cuenta en Adult Friend Finder, que si, como habrán notado ha desaparecido ya.  No coman ansias ya irán descubriendo por qué lo hice. 

Había alguien que, desde que abrí esa cuenta por ahí de 2009, había estado mandando mensajes, sin ser fastidioso como muchos otros que yo conozco. Pero por algún motivo, el Destino o el Olimpo no le parecía pertinente que nos conociéramos. 

Jugando con la cuenta estaba yo,  cuando se me ocurrió que era buena idea abrir la web cam. Me parece más directo y así todos nos evitamos sorpresas. Como siempre miles de mensajes, muchos estúpidos, en fin, uno llamó mi atención. Le di mi cuenta de skype y, como siempre que hago eso, lo deje en una lista de espera a ver si valía la pena conocerlo.

De nueva cuenta un día de "me lleva 10 000 la fregada" decidí entrar de nuevo, comenzamos a hablar, me di cuenta que vivía cerca de dónde yo vivía. y le dije que nos vieramos un lunes dónde el dijera. Por azares del Destino no pude llegar. Un catalán con el que trabajaba no me dejo colgar el teléfono hasta pasadas las 3: 00 AM.

Lo busque en skype en cuanto me levanté  y le deje un mensaje:

Katsya Bond: lo siento una junta que se alargo demasiado
Katsya Bond: si puedes ven al starbucks de... 
Katsya Bond: puedo compensarte por lo de anoche
Mauricio L: hola
Mauricio L: starbucks de ... entonces?
Katsya Bond: sip
Mauricio L: ok a que hora?
Katsya Bond: cuando puedas
Katsya Bond: estoy terminando pendienes
Katsya Bond: cuando estés listo avísame
Mauricio L: OK yo andaré por alla como a las 7:45
Mauricio L: pero te marco al llegar por la zona antes de lanzarme para alla
Mauricio L: si 
Mauricio L: ya ubique bien
Mauricio L: te marco cuando vaya de casa hacia allá
Mauricio L: te dejo tengo conferencia.
Llegó la hora de la cita y yo estaba medio amodorrada por el calor y los gritos por teléfono con mi ex jefe Con el que si para no variar en ese momento me había vuelto a pelear. Así qué un poco de mala gana me dirigí a la cita. De verdad necesitaba un café. 

Cuando llegué, le mande un whatsapp para ver en que parte de Starbucks estaba. Se me ocurrió llevarme un vestido muy corto de licra, ycon la hueva de salir de mi casa olvidé ponerme la tanga, solo llevaba el brasier, y para compensarlo me lleve un suéter que más bien parece abrigo que cubría por completo el abrigo. 

Cuando finalmente nos vimos, me recibió con una rosa roja. Bonito detalle en mis... mmmm  9 años jugando a conocer gente en Internet con toda la intensión de ir a divertirnos a la cama, si, me habían regalado flores, pero nunca una rosa. Prefiero las blancas, pero las rojas también me atraen. 

Comenzamos a hablar, y no podía hacerlo encajar en ningún modelo de hombre que haya visto -o sentido- antes. Lo escuchaba, pero más bien observaba sus ojos y su cara, el resto de lo que se veía de su cuerpo. 
- Me parece familiar - me dije a mi misma.  Pero no era posible, jamás en la vida lo había visto antes. Pasaron un par de horas hasta que cerraron ese Starbucks. 

Y finalmente me preguntó: 
¿Quieres tener sexo salvaje? 
-Si - fue mi respuesta, como dije iba a compensarlo por plantarlo la noche anterior. 

Justo cuando nos subíamos al taxi rumbo al hotel, metí el enorme tacón de mi zapato en un hoyo que lo dobló completamente.  

Me ayudó a entrar y sutilmente me acarició la pierna hasta el muslo. Hasta me parecía un poco extraño que no intentará acercarse  en algún punto anterior en la noche. Bajamos un poco entre tropezones por el maldito tacón roto, del taxi. 

Un rato esperando por la habitación y finalmente subimos el elevador. Me estuve haciendo un poco guey por unos minutos, hasta que me quite el enorme súeter, y deje que se me acercara. De inmediato comenzaron los besos y ahora si se me acerco, me acarició laspiernas...Me voltee sobre la cama. y ahí se dio cuenta que no tenía nada por debajo de la falda, enloqueció un poco y sentí su lengua entre mis nalgas. También sus manos estrujándolas un poco. 

Después no entendí muy bien como paso pero de repente ya estaba penetrándome. ¡Que sensación! Hacía mucho que no me sentía tan bien mientras alguien me cogía, el contacto con la piel, hormonas, que se yo. Después de un orgasmo simplemente no pude más y me quede dormida en sus brazos, no sé por cuanto tiempo. La sorpresa para mi, casi escalofriante, es la forma en que me abrazó. 

No sé como pero desperté de nuevo con él entre mis piernas, debió ser ya de madrugada, la verdad estaba algo cansada por pelear con gente estúpida horas antes.  Mientras me penetraba no paraba de intentar besarme, francamente no me fascina que me besen. 

De verdad hace muchísimo tiempo, aunque más bien diría que nunca, me sentí con la libertad de ser yo misma.  De verdad esa noche perdí la noción del tiempo, o la cuenta cuantas y en qué formas me cogía. De repente me sorprendí viendo que eran ya las 11 de la mañana, y yo no había pisado mi casa. El tampoco. Lo que me sorprendió aún más es que decidió no ir a una junta y quedarse todo el día, sobre mi, de lado, boca arriba, o boca abajo. Dormía por ratos, hablábamos de todo y nada. 

Y sin saber como volvíamos de repente a  estar uno encima del otro.  Salimos del hotel, hasta la siguiente noche. Entre semana, si fue una locura, una deliciosa locura.



Cuándo al fin llegué a casa, lo único que pude atiné a hacer fue tomarme un analgésico para evitar el dolor en las piernas y en la espalda. Bañarme, y poner una rola antes de quedarme completamente dormida. 

domingo, 10 de noviembre de 2013

Nimiedades

Desde que comencé este blog, oficialmente en 2004. Ya ha pasado casi una década. 10 años para mi es poco menos que la mitad de mi vida. Con nostalgia y cierta tristeza, echo de menos ciertos rituales. Esos de el inicio en los que mi mayor prioridad era sobré que escribir.  Tenían razón quienes me decían que en algún punto, lo importante no iba ser encontrar la inspiración para sentarse frente a la computadora y decir tarugadas, si no que la prioridad, iba a ser elegir una plasmarla en el pantalla.  Nada más que se les olvidó mencionar que iba a ser todo un reto encontrar ese momento para sentarse a escribir. 

9 años, wow.  De repente me gustaría decir que me siento la niña de 17 años que decidió escribir y experimentar como por cierta revancha. 

No me arrepiento de ninguna de las aventuras que han ocurrido gracias a mi necesidad de cierto protagonismo y exhibicionismo en la red. Ha habido cómplices maravillosos como R... con quién tuve un viaje de desintoxicación en Acapulco. O el otro R, que en un lujoso barrio de la Ciudad de México me hacía olvidarme de todos mis problemas por algunas noches y mañanas. Entre orgasmos y el sonido del estanque en dónde vivían sus tortugas. Lástima que no pudimos volver a coincidir.

También estuvo la ternura de A... que aunque no llegó a nada propiamente en la cama, me demostró que si en el fondo me gustaría tener a alguien que este pendiente de mi alma. Le imprimió cierto toque de cariño al que no estaba acostumbrada. 

Hubo por ahi, entre los primeros en 2004 un maestro de una famosa universidad marrón en Santa Fé, que me demostró que si, me podía salir con la mía. Con él aprendí como era un 69.  Por esas fechas también en la Colonia Condesa alguien me enseñaba en un departamento en la azotea que era eso del sexo anal. 

Ni que decir de J... y sus amigos. Vaya que me llevaron de la mano a través de la Universidad del mundo hedonista del sexo en grupo. Con ellos ocasionalmente sigo en contacto, un fascinante contacto. 

Ya se me quitaron las ganas de subirme la edad como al principio. Ahora si estoy cerca de los 27 años. No tengo idea que sigue pero me parece que la idea es divertirse en el camino. ¿Me acompañan? 




sábado, 9 de noviembre de 2013

¿Qué busco?


Es una pregunta típica de chat, que me tiene harta.

Tengo 26 años y me parece tenerlo claro:


  • No me interesa una relación seria

  • No me interesan los tipos QUE ESCRIBEN ASÍ,o azY, o peor aún que no saben lo que quieren.

  • El sexo, si es una necesidad fisiológica, si, igual que comer, pero no es lo mismo comer quesadillas de la esquina, que cenar en un buen restaurante, yo, soy de muy buen restaurante, y acompañada de un buen vino.

  • Me gusta que me traten como una dama, el hecho de que sea promiscua, no significa que no me guste que me traten como tal.

  • Amo una buena charla, sobre cualquier cosa.

  • Me encanta la Ciudad de México por la noche, y a veces, me gusta dormir acompañada






lunes, 28 de enero de 2013

Nada cambia si no cambias

Hombres, la verdad es que a pesar de ya haber conocido a una buena cantidad de ustedes, simplemente no los entiendo.

Algunos dicen que seas honesta, pero ellos son los primeros en mentir. Me han tocado los que a pesar de todo lo que he dicho desde el principio, de repente cambian y dicen: Quiero una relación estable y no quiero que estés con nadie más.

Otros más viven solo de promesas y nunca ejecutan ninguna acción, pero eso si, quieren que estés al pendiente de su vida.

Cuando los usas como objetos sexuales, salen con que siempre si tenían sentimientos... ¿Tan difícil es poner las cosas claras desde el principio entre ambos bandos?


viernes, 7 de diciembre de 2012

Hombres...


Casados, solteros, da igual, hay muchos sobretodo si son mexicanos que quieren entrar en tu vida, pero cuando ven que de verdad lo que dices es lo que haces, les da pánico.  Otros, alguna variante de la especie pregunta insistentemente ¿Por qué te importa tanto mi ortografía y mi nivel cultural si solo vamos a coger? 

Precisamente por eso, como lo dije en algún post anterior, alguien sin un nivel intelectual más o menos decente, tiene demasiadas taras en la cama. Y no deja de ser un macho, aburrido que con un par de mete saca ya se cansó. 

La ortografía, en un medio dónde el intercambio de mensajes es preponderantemente es a través del lenguaje escrito, es la carta de presentación. Es como llegar bien bañado, y saber mantener una conversación en la vida real. 

La verdad es que me he tomado un buen receso de mis affairs, precisamente porque estoy harta de hombres metiches que a fuerzas quieren meterse en tu vida, o peor aún opinar, pero eso si, cuando de verdad quieres un brazo en que apoyarte huyen como niñas. 

Entre más años cumplo, más me doy cuenta que lo que de verdad quiero es un amigo, un cómplice que este ahí lo mismo para un buen revolcón que dure todo un fin de semana, o una orgía. Que sepa lo que es tener responsabilidad, con un ego por lo menos del mismo tamaño que el mio, pero sin que estemos en constante competencia. Que guste de leer, de un buen vino, un poco de humor negro...  Vamos, un verdadero buen amigo. 

Mientras lo encuentro o no, porque acá entre nos mi sueño de vejez es vivir en una isla solitaria en medio del mediterraneo, y pasar mis últimos días escribiendo, entre gatos y todos mis recuerdos en las paredes, seguiré contando algunas de mis anécdotas, trabajar para pagar las cuentas no deja mucho tiempo libre