jueves, 22 de noviembre de 2007

De Noche

La luna, y la noche son mis amantes favoritas, aunque sea una relación platónica y lesbica. Me encanta imaginar que después de que se va, el odioso ser bajas, hermana luna, me encanta sentir tus frías y azules manos estrechándome, fuertemente, como la deidad que eres.

Sentir los oscuros besos de mi madre la noche en mis labios, y sentir a ambas en mis entrañas. Las extraño amadas mías, porque noche tras noche, al llegar la niebla del alba debo decirles adiós a todas ustedes y también, a mis fantasías.

No hay comentarios: