miércoles, 12 de octubre de 2011

Entre más conozco a las mujeres..

Como sabrán, tengo una pequeña fijación con el sexo en grupo. Y desde hace dos años, por azares del destino, no se ha podido,  cosa que me tiene, muy, muy, pero muy frustrada. El gran impedimento para que esto ocurra, ha sido, señores, y señoritos: Las mujeres.

Juro, que he buscado por todos lados en la red, he recurrido a mis supuestas amigas bi, las supuestas lesbianas con las que he hablado durante años. Y ninguna acepta mi perversa idea. Hace unas semanas, parecía que mi busqueda había llegado a su fin, gracias a un amigo que ahora vive en las vegas. Me presentó a una amiga suya, nos vimos, un beso por aquí una mano por allá Y quedamos,  en teoría, volvernos a ver un jueves por la tarde.

Le dije al organizador de la primera orgía a la que asistí hace un par de años. Y los dos, francamente estabamos emocionadisimos. Después de ir a la oficina, a recoger algunas cosas, porque al día siguiente tenía un compromiso de esos importantes, me encaminé a la oficina de él. Llevaba un vestido negro, que más que vestido parece blusa larga entallada y con lentejuelas. 
.
6:00 PM, Decidí marcarle a esta chica, para saber si ya podíamos pasar por ella. No contesta
6:35 PM Manda un sms diciendo que no puede contestar que esta en hotel y no sabe a qué hora va a regresar a la oficina
6:36 PM Respiro profundo y le contesto por sms. Ok, cambiemos la hora, ¿Te parece a las 8:00 PM?
7:00 PM No se si pueda te aviso

Para ese momento ya me había saltado la vena de la frente y las del cuello de coraje... Depilarse todo, cuesta trabajo,  y yo lo había hecho para tan especial ocasión.  Mal-di-ta sea.

A las 8:00 PM, mi amigo regreso a la oficina, preguntando por ella. Y yo con toda la pena del mundo tuve que decirle lo que había pasado.  -No importa, nos la podemos pasar bien los dos-

No me desagradaba la idea. Así que se bajo los pantalones y me dispuse a chuparsela.  Poco después, nos movimos a su oficina. Digo, para estar más comodos. Me quite el vestido, y el los pantalones. Sobre su silla... y en el suelo de su oficina.... nada mal para comenzar.

Se tuvo que ir a una junta, algo estaba negociando, si a las 9:00 de la noche, y yo me quedé a revisar pendientes, y a estresarme a gusto.  A eso de las 11:00 él regresó. Fumamos un cigarro, y de ahí a su carro. El vive al sur de la Ciudad de México, así que para mi era un total viaje hacía lo desconocido.

Ya en su casa, pasamos un buen rato hablando. Y de ahí a la cama.  Si bien, conocer su oficina, y tener sexo con él en ella, ya me parecía invasivo, estar en su casa y más aún, en su cama, me parece demasiado personal. Lo siento, aunque no parezca tengo mis límites, y de vez en cuando está bien romperlos.  Creo.  Me quedé un momento observando su habitación. 

-¿Qué tanto ves freak? 
-Nada, solo investigo
-¿Qué investigas? 
-Tienes muchas menos cosas que yo en tu cuarto
-No es ni el 10% de lo que tengo, casi todo está en la oficina o en el depa.  No hay nada interesante, libros, papeles, muchos zapatos. Tranquila, ya acuestate. 
Me sorprende como la gente puede vivir con menos equipaje, fisico y emocional que yo, evidentemente eso no se lo dije.
Yo pensé que iba a hacer algún moviento para comenzar a divertirnos de nuevo, pero no, se dedicó a preguntarme que demonios me tenía tan inquieta, me pregunto por personajes que conocemos en común... y después me pidió que le rascará la espalda. Comence a besarle la espalda, me pareció que después del chasco que le hice pasar, era un buen detalle. Después seguí las nalgas y de nueva cuenta, a su pene.  Por su cara, creo que le agradó la idea. Se puso un condón y de nueva cuenta comenzó la diversión. Arriba, abajo, de lado... ¡Ah me encanta! Estaba tan de buen humor que le permití sodomizarme.  Los dos tuvimos un orgasmo y después, cada quién a su lado de la cama. 

Aún a pesar de esto, yo estaba bastante nerviosa por el evento que tenía al día siguiente, resultado:  no dejaba de dar vueltas en la cama, revisar el celular, brincar sobresaltada al menor ruido. Y para tenerme en paz un rato, me abrazo hasta que se quedó dormido. Ya que oí su respiración tranquila, volví a mis preocupaciones. No puedo evitarlo, está en mis genes. 

Mientras el estaba en el reino de Morfeo, volví a analizar mi vida. Es cierto, desde Mayo del año pasado, hasta ese momento, no había dejado de sentirme fuera de lugar. La cadena de eventos comenzó cuando él y yo comenzamos a trabajar juntos en forma. Primero, una cortada en la pierna en ese mes, que necesitó 16 puntos. Mi ego después de eso quedó destrozado. Me encantaba como lucían mis piernas. Justo cuando estaba asimilando el hecho de que tendría una enorme cicatriz, que con el paso del tiempo, se iría borrando; muere mi gata a de cáncer a los 18 años, y no pude despedirme de ella.  Un mes después de eso, me asaltaron afuera de la Universidad, y para rematar, en  Diciembre fallece mi mejor amigo y mi guía personal de vida, hasta ese momento.  

Fue demasiado, y ese golpe final, como ya les he contado, me dejó sin sentido casi todo el 2011. He estado anesteciada, sin sentir realmente que el tiempo pasa.  Dejé de interesarme en todo, hasta que de verdad me enfermé, unas semanas en el hospital y luego, la falla de mi ordenador que me dejó incomunicada más de un mes.  Ni siquiera estando en Acapulco, bien acompañada y mejor tratada, pude olvidarme de todo eso.  No tenía ojos más que para llorar todo lo que la vida me estaba quitando. 

Entre sueños, él se acercó a mi lado y me tocó la espalda. Justo eso necesitaba, darme cuenta que hay gente que aún está ahí. En los últimos 3 meses, he hecho lo posible por acercarme de nuevo a la vida que tenía antes. He vuelto a trabajar, no con la misma presión que antes claro está. Me acerqué  a la esposa de mi mejor amigo, que en paz descanse, aunque no la soportaba. Ahora trabajamos juntas en un proyecto que él dejó inconcluso. Si nos viera probablemente estaría orgulloso de como nos llevamos, y vamos sacando poco a poco todo adelante. He vuelto a estar en contacto con mis amigos de toda la vida, con la gente que me ayudo a crecer y fue testigo de la relación fraternal, que mi mejor amigo tenía conmigo.  Eso nos ha ayudado a aceptar poco a poco la pérdida. Aunque la verdad, siempre lo extrañamos. 

Y con el individuo que estaba al lado de mi, en la cama, al que le tengo cierto respeto, pero no demasiado, retomé ciertas cosas que no había podido por estar hundida en el dolor de mi ego, del corazón y de lo que queda mi alma.  Se lo merecía. Confio en mí, igual que B... dónde quiera que este.  A este personaje, lo conocí hace dos años ya, un 2 de Enero de 2009 en una entretenidisima orgía.  Él, era también parte de este círculo que tenía que cerrar para por fin, sentirme completamente tranquila. Y habría sido perfecto si la mujer a la que invité a mi frustrada orgía hubiera llegado, pero bueno. 

En la mañana, se puso la pijama bajó a la cocina a preparar café. Yo preferí quedarme en la cama desnuda, viendo el techo y escuchando los ruidos que venían de  afuera.   Después de esperar a ver a qué hora se le daba la gana acercarseme de nuevo. (Ya sé, ya sé soy de hueva pero tengo mis ataques de decencia) Hasta que me cansé de esperar, y mejor lo jalé hacía mis perversos fines.  Lástima que había poco tiempo. 

Acomodé mis cosas. Le pedí que me dejará cerca de su oficina. Ya en el taxi.  Mi cerebro retomó sus prioridades, había que llegar a bañarse, revisar pendientes, buscar la blusa perfecta, zapatos cómodos,  sería una larga, lluviosa y fría noche. 

Después de la locura que representa un evento, como en los que trabajo, ya en casa, mientras revisaba el material. Volví, mentalmente sobre mis pasos, y no pude evitar una sonrrisa. Aunque, sigo preguntandome ¿Por qué es tan díficil encontrar a otra vieja para mis perversos fines? Ashh. Al día siguiente le escribí a R... que ya se está convirtiendo en un residente habitual de este blog, (y yo de su casa).  

Desde hace semanas R.., tiene entre manos la idea de contratar a una escort, ya elegí una, y le pedí permiso para invitar a... a...  llamemosle J... es decir el coprotagonista de este post. R... aceptó encantado de la vida. Y yo, ahora solo espero que se alineen correctamente los astros, y mis primas, las parcas del Destino en Delfos me echen una mano, para  que por fin, pueda volver completamente a las andadas. 

Después de esa noche, me queda más que claro el porque de la letra qué Maxi Jazz, otro de mis héroes personales, eligió para esta rola. 

Moraleja: 
Cuando una mujer diga que es perversa asegurense de eso. 
El  buen sexo cuando estás estresado, de verdad ayuda. 
Y no hay nada mejor que hacer lo que más te gusta, cuando has pasado por cosas horribles, para volver a la vida. Y si además, el Destino te pone a las personas correctas, otra vez en el camino, no las desaproveches. He dicho.

2 comentarios:

juan dijo...

Que lastima no poder realizar tus sueños, a veces es muy frustrante no tener esa alma gemela complice de nuestras fechorias, de nuestras sensaciones y nuestros anhelos, en fin a seguir buscando no? en algun punto del universo estara esperando tu llegada.

Anónimo dijo...

Alma gemela? Seguro se refiere a unas "torres gemelas". Hay momentos, en que el romanticismo pasa a segundo plano. Como puedo (re)conocerte? Besos

JEMD