lunes, 24 de septiembre de 2007

De noche

Salen los demonios a caminar por las calles en busca de víctimas.

Quisiera caer en manos de un demonio de esos, que atrape todos los deseos en cualquier sitio. Que bajo la luz de esta luna incompleta me lleve al infierno de los santos, a dónde los vicios son leyes y las virtudes vergüenzas

Atraer a uno de esos demonios a mi cama, obligarlo a montarme y poserme, como ningún mortal podría hacerlo, para que cuando llegué el día, solo me quede el sabor de los fluídos, y los aromas de los placeres, que solo de noche aparecen.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Fuera del toque oscuro, me recordó a esta tira cómica:
http://pics.livejournal.com/everyueveryme/pic/0009w1az

salmer2007@hotmail.com dijo...

los demonios los generamos nosotros mismos,no siempre representan el mal solo si asi lo creemos

Katsya dijo...

salmer... los demonios son la onda. Representan la belleza, el arte y los placeres de cualquier índole para mí.

♠♠▫Diavole Fratelli▫♣♣ dijo...

exacto...

cada demonio es placentero...

saludos querida

travije dijo...

Pues yo prefiero a los ángeles. Dicen que dios les quitó el sexo por promiscuos, pero al sonso se le olvidó quitarles el ano. En todo caso yo prefiero ser el demonio que tome por asalto esas celestiales aberturas. .

Indigente Iletrado dijo...

Y no me creía cuando le dije que las mejores cosas -al menos, las más interesantes- suceden por la noche.

Katsya dijo...

La noche es para los placeres y el día para las horribles responsabilidades.